martes, 6 de marzo de 2018

LA TOS DEL NIÑO



La tos es una acción refleja que consiste en una espiración violenta que pretende liberar secreciones, material extraño, vencer el broncoespasmo o subsanar patologías en la vía aérea para proteger el sistema respiratorio.
Los niños hasta los 4 años no saben expectorar y se tragan las mucosidades  con lo cual toserán bastante.

Tiene mucha importancia controlar la intensidad, la frecuencia y la duración de la tos.


Existen muchas clases de toses, entre ellas cabe distinguir: tos simple clara seca y sin secreciones, que suele ser síntoma de bronquitis; tos simple clara húmeda con secreciones, catarro común; tos breve y vibrante con picor de garganta, faringitis; tos perruna o bitonal, laringitis.

Puede toser el niño además de por afecciones respiratorias, por afecciones cardíacas, aspiración de cuerpos extraños y por nervios.

Siempre que aparezca la disnea o un ataque de tos existe el riesgo potencial de una enfermedad grave, con lo que el traslado del niño a un centro asistencial es lo indicado.

Habrá que eliminar las prendas que le opriman el cuello, el tórax o el abdomen, sacar al niño al aire puro, mantener al niño tranquilo y realizar la respiración boca a boca.

formacion activa profesional, www.formacionactivaprofesional.com

0 comentarios:

Publicar un comentario