lunes, 24 de junio de 2019

La babesiosis, ¿qué es? y cómo tratarla

La babesiosis es una enfermedad zoonótica, que se origina cuando los glóbulos rojos (eritrocitos), son infectados por el parásito Babesia.

Este parásito es transmitido por la ninfa de la garrapata del ciervo (familia Ixodidae); y dado que estamos en la época estival de mayor proliferación de garrapatas, conviene conocerla y saber cuales son la medidas que deberán adoptarse para, por un lado, prevenir la enfermedad, y pro otro tratarla en caso de contagio.

La Babesia invade los eritrocitos y los destruye; y, aunque es una enfermedad que afecta, mayormente a los animales, también puede darse en personas, lo que hace que sea considerada como enfermedad zoonótica, (aunque los casos son muy raros).


La mayoría de infecciones se dan en personas sanas de menos de 40 años. Y, si no es tratada a tiempo, en algunos casos es potencialmente mortal. 

La época de mayor incidencia de la Babesiosis  va desde el inicio del verano hasta finales del otoño; y se produce por la picadura de la ninfa de la garrapata o por transfusión de un individuo infectado.

Una vez entra en el torrente sanguíneo, la babesia invade los glóbulos rojos (eritrocitos) donde se instala y comienza su proceso de maduración, momento en el que se divide en forma asexual hasta que se rompen los eritrocitos liberando otros microorganismos que invaden a otros eritrocitos, y así hasta que: o sea frenado su desarrollo con tratamientos o el individuo hospedador muera.

Los síntomas de la babesiosis, pueden comenzar a manifestarse entre una y 4 semanas después de la picadura de una garrapata infectada, o entre una semana a seis meses después de una transfusión de sangre contaminada.

Los síntomas que se manifiestan pueden durar de media entre una a dos semanas, aunque la fatiga y debilidad pueden durar varios meses.

En los casos de personas mayores o inmunodeprimidos, se pueden producir infecciones más graves y prolongadas, incluso recaídas que  requieran de ingreso hospitalario, en estos casos podemos estar frente a casos potencialmente mortales.

El diagnóstico se realiza mediante análisis de sangre, al cual se le aplicarán pruebas serológicas.

Es mediante las tinciones de Giemsa y Wright, para frotis sanguíneos, como podrán identificarse los parásitos en el interior de los eritrocitos, los cuales tienen forma redonda, de pera u ovalada.

Sintomas

- Fiebre alta.
- Dolor de cabeza.
- Escalofríos.
- Dolores musculares.
- Dolores articulares.
- Fatiga por anemia hemolítica.
- Agrandamiento del hígado y del bazo.
- Ictericia.

Cómo evitar el contagio

- Evitar las zonas endémicas donde es habitual la garrapata que trasmite la enfermedad.
- Comprobar la piel en busca de garrapatas y meter las perneras de los pantalones por dentro de las botas.
- Vestir camisas de manga larga.
- Utilizar productos repelentes con dietiltoluamida (DEET).
- Si se sospecha de la presencia de garrapatas en una zona, Nunca escoger pantalón corto o camisetas de manga corta.
- Si salimos de paseo por el campo con nuestras mascota, asegurarnos de que le hemos aplicado repelentes específicos para mascotas, y que lleva su collar anti-garrapatas.
- También podemos aplicarle una pipeta 24 horas antes de realizar  el viaje o la salida al campo cuando se sospecha la presencia de garrapatas.

Evelyn Hernández

1 comentario: