lunes, 19 de febrero de 2018

Experiencias vividas durante las prácticas como Ayudante Técnico Veterinario

Hoy vamos a publicar una de las experiencias vividas por Jenny Fernández Vázquez, una de nuestras alumnas, que se encuentra realizando sus 300 horas prácticas en la Clínica veterinaria Laguna del Moral.
Cómo suelo pedirle  siempre a mis alumnos, que compartan sus experiencias con los demás compañeros, y con otras personas que también se están desempeñándo en este maravilloso mundo como ATV; y, en esta ocasión Jenny ha decidido contarnos una de sus experiencias, la cual os transcribo literalmente.
Espero la disfrutéis.


"En uno de los últimos mensajes que me mandaste me pediste anécdotas para compartirla con los compañeros; bueno, más que anécdotas son experiencias y como en todos lados pues las hay buenas y malas. 
Yo estoy muy ilusionada, ya soy capaz de montar solita el quirófano y su respectivo material quirúrgico ( tipo de aguja, hilo, revisar máquina de anestesia, etc..), me han enseñado a monitorizar al paciente, soy la encargada de la lista de los piensos para pedidos tanto piensos secos como húmedos, en la clínica trabajan con Royal Canin y Farmina, me encargo de la limpieza y asepsia de quirófano y limpieza y mantenimiento de la clínica.

 Bueno, cada día aprendiendo algo nuevo, mis compañeros dicen que soy "muy apañá" jejeje, aprendo rápido, pero también he tenido malas experiencias y he pasado malos "ratillos" en las prácticas. A veces por yo haberme equivocado y otras veces... porque eso de tener dos veterinarios enseñándote no es muy buena idea, uno te enseña de la manera A) y te dice que quiere que hagas las cosas de esa forma y el otro veterinario te enseña de la manera B) y quiere que hagas las cosas de la manera B), ¿y ahora como lo hace uno para acertar con los dos veterinarios? Al final me llevo reprimenda de los dos y ni ellos mismos se ponen de acuerdo, pero bueno.... ya lo sobre llevo. 

Y la peor experiencia que he tenido, fue cuando después de una intervención quirúrgica me pidió la veterinaria que limpiara el suelo del quirófano y cogí y utilice el cubo rojo que era el infeccioso, yo reconozco que el fallo fue mío, pero eso sucedió en la primera semana de prácticas, aún no sabía para que era cada cubo, pero la veterinaria estaba al lado mía y tampoco se dio cuenta.... hasta que si se dio cuenta y pues nada, me tocó limpiar y desinfectar todo el quirófano con lejía pura, por cierto estuve una semana con picor de garganta, ya que la ventilación en quirófano es casi inexistente, pero he de decir que ya aprendí la lección y que el cubo rojo jamás se utiliza para limpiar el quirófano, mi equivocación sirvió para bien para los veterinarios ya que les deje el quirófano nuevo, parecía que había pasado un control de sanidad por el quirófano, las paredes quedaron blanquísimas parecían recién pintadas jejeje."

formacion activa profesional, www.formacionactivaprofesional.com

Jennifer Fernández Vázquez
Alumna en Prácticas de ATV


0 comentarios:

Publicar un comentario